domingo, 1 de enero de 2017

Leonard Cohen - You Want It Darker (2016)


Hace cinco meses Leonard Cohen se despedía de Marianne Ihlen. Su carta decía: “…pienso que te seguiré muy pronto. Que sepas que estoy tan cerca de ti que, si extiendes tu mano, creo que podrás tocar la mía…Solo quiero desearte un buen viaje. Adiós, vieja amiga. Todo el amor, te veré por el camino.”

No fue el primer adiós entre ellos. En los años sesenta, Cohen le dedicó “So long, Marianne” luego de compartir un largo idilio en la paradisíaca Isla griega de Hidra. Dicen que mientras le leían la carta en su lecho de enferma, entregando su última sonrisa Marianne elevó su mano tanto como pudo. Cohen cumplió su palabra.  En octubre firmó su testamento musical, en noviembre (“…cuando florecen los limoneros y se marchitan los almendros…”) dejó que se apagara su propia llama.  

You Want it Darker es el epitafio que sublima lo mejor de su arte. Un acto final en el que se entremezclan un allanamiento de connotaciones místicas (“…I’m ready, my Lord…”) y el deseo terrenal de aferrarse a la última esperanza (“…I wish there was a treaty, I wish there was a treaty, between your love and mine…”). Pero aún con un pie en   el  purgatorio  Cohen  siguió  reclamando reglas claras (“…If you’re the dealer, I’m out of the game…”). Todo el mundo sabe que los dados están cargados, pero nadie quiere perder.

Entre aquel trovador lleno de urgencias que hace medio siglo le pedía a Marianne volver a llorar y reír de todo y  este desolado patriarca zen que supo que era demasiado tarde para ofrecer la otra mejilla, hay algo más que un hombre ralentizado por el paso de los años. Hace tiempo que Cohen eligió flotar como una mariposa en esa atmósfera aletargada que envuelve su recitado, para aguijonear como una abeja cuando la ocasión lo requiere. Ese estilo que Mohamed Ali impuso sobre el ring, y los hombres sabios adoptaron para la vida.

Brian Eno resume su propia obra como un intento permanente por hacer cuadros que se muevan y música que se quede quieta. Tanto él como su maestro John Cage lo intentaron con piezas instrumentales que parecen suspender el momento. Leonard Cohen es quien más cerca estuvo de hacerlo agregando poemas a la música. En cualquier caso, aprendió que algunas vidas se detienen justo a tiempo.
JORGE CAÑADA



Lista de canciones:
1.    You Want It Darker
2.    Treaty
3.    On the Level
4.    Leaving the Table
5.    If I Didn't Have Your Love
6.    Traveling Light
7.    It Seemed The Better Way
8.    Steer Your Way
9.    String Reprise / Treaty